ABDOMINOPLASTIA

Portada » ABDOMINOPLASTIA

Mostrar tu panza ya no va a ser un problema.

Sabemos que después de grandes pérdidas de peso o varios embarazos,  el abdomen puede quedar flojo, con piel colgante y músculos abdominales separados (diástasis).

Pero la gran noticia es que existe un  procedimiento quirúrgico que es la solución.

Mediante la abominoplastia mejoramos toda la zona abdominal trabajando en tres aspectos:

  • eliminamos el exceso de piel,
  • realizamos una liposucción de la grasa y
  • tensamos los músculos rectos abdominales si fuera necesario.

Al quitar el delantal abdominal y mejorar el contorno  lucirás tu panza firme y chata.

Sencillamente, esta cirugía es el paso que tenés que dar para poder mostrar tu cuerpo sin vergüenza.

Sacate todas las dudas.  Completá el formulario y agendaremos una consulta para brindarte una evaluación.

Quiero Información

ANTES & DESPUÉS DE LA ABDOMINOPLASTIA

antes-abdominoplastia-03
despues-abdominoplastia-03

LO QUE NECESITÁS SABER

Sí, es un procedimiento adecuado para cualquier persona sin importar su género. En los últimos años el porcentaje de hombres que se realiza este procedimiento a incrementado notablemente.

Sí, al eliminar la piel sobrante se eliminan las estrias que se encuentran en ella.

El ombligo se reubica en su nuevo lugar.

Si bien el objetivo de este procedimiento  no es la reducción de peso, se pierde en peso la cantidad de piel con tejido graso que se saque en la cirugía .

La cicatriz si bien depende del tipo de cicatrización de cada persona,  se coloca en una zona donde quede tapada por en traje de baño.

Lo recomendable es usar faja compresiva en el postoperatorio aunque lo ideal es continuar utilizándola hasta los 3 meses posteriores.

El mismo día de la cirugía no es recomendable conducir.

Luego de la cirugía el reposo es relativo pudiendo hacer vida casi normal a partir de los 10 o 15 días posteriores o 1 mes, dependiendo de la indicación del cirujano tratante.

Dependerá de la evolución de cada paciente. Usualmente se puede realizar deporte a partir de los 20 días a 1 mes, dependiendo del tipo de deporte o ejercicio. Siempre se recomienda consultar previamente las indicaciones del cirujano tratante.

El grado de dolor depende del umbral de cada persona,  aunque usualmente se calma con analgésicos comunes.

OTROS TRATAMIENTOS COMPLEMENTARIOS QUE PODÉS REALIZARTE

Ir arriba